1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Cuaresma-celebración penitencial

Celebración del perdón
Colegio Divina Providencia
2 abril de 2012

PRESENTACIÓN:

Estas piedras que hemos dejado en el suelo, representan nuestras  faltas de amor a nosotros mismos,  a los demás y a Dios.
Cada vez que hacemos algo malo o dejamos de hacer algo bueno, dejamos una piedra en el camino con la que podemos tropezar nosotros mismos o los que vienen detrás de nosotros. Pero hay más: en ocasiones no nos conformamos con dejar la piedra en el suelo, sino que se la arrojamos a alguien. La razón suele ser la envidia, el egoísmo, la pereza u otras  causas.
Cuando ponemos amor en lo que hacemos, no juzgamos lo que hacen los demás y reconocemos nuestros fallos, quitamos una piedra del camino, ayudamos a que otros no tropiecen en ella e impedimos que los unos tiren piedras a los otros, y en consecuencia, construimos el Reino de Dios.
Hoy estas piedras son el símbolo de nuestra celebración. Queremos demostrarnos a nosotros mismos y también a Dios, que estamos dispuestos a cambiar, a no volver a arrojar piedras a nadie, a no dejar más piedras en el camino y a recoger todas las que podamos, así nos prepararemos mejor para la celebración de  la  Pascual de Jesús.

Vamos a pensar en los momentos en que hemos arrojado una piedra a alguien:

Cuando insulto a un compañero, le lanzo una piedra.
Cuando hablo mal de un amigo, le lanzo una piedra.
Cuando margino a alguien, le lanzo una piedra.
Cuando juzgo a una persona, le lanzo una piedra.
Cuando insulto de palabra y pego, le lanzo una piedra.
Cuando ridiculizo o me río de alguien, le lanzo una piedra.
Cuando me quedo con algo que es de otro, le lanzo una piedra.
Cuando falto al respeto a una persona, le lanzo una piedra.
…………………
Hay veces que la piedra la lanzamos hacia arriba, sin darnos cuenta que al volver, cae encima de nuestras cabezas, y nos hacemos daño a nosotros mismos:
Cuando me dejo llevar de la envidia, la piedra me cae encima.
Cuando me dejo llevar de la pereza, la piedra me cae encima..
Cuando no me respeto a mí mismo, la piedra me cae encima..
Cuando no soy capaz de reconocer mis fallos, la piedra me cae encima.

Cuando desperdicio todos los medios que tengo a mi alcance, la piedra me cae encima.
Cuando actúo sin responsabilidad, la piedra me cae encima.  
…………………….
En ocasiones, dejamos de actuar como debemos hacer, y aunque esa piedra no la arrojamos, la dejamos abandonada en el suelo, y con ella podemos tropezar nosotros o los que nos rodean.
Cuando no estoy atento a las necesidades de los demás, dejo una piedra en el camino.
Cuando no valoro lo que tengo, dejo una piedra en el camino.
Cuando me olvido de agradecer a Dios el regalo de la vida y la naturaleza, dejo una piedra en el camino.
Cuando no agradezco a mis padres, profesores y catequistas lo que hacen por mí, dejo una piedra en el camino.
Cuando vivo de forma egoísta, olvidándome de los demás, dejo una piedra en el camino.
………………………..
Lectura: Jn 8, 1-11.
Reflexión : Queremos cambiar:
Padrenuestro